una nueva forma de hipocresía: la mal llamada “madurez”

Cada vez que alguien me habla sobre mi necesidad de madurar, vomitaría.

 

Ante cualquier asomo de solidaridad o acto que no sea en beneficio de uno mismo, los reyes de la doble moral sacan su puñal: hay que madurar.

 

Madurar es para ellos ignorar el dolor ajeno, instalarse cómodamente en un sofá y no dignarse a pensar en otra cosa que en el propio bienestar. Y ante el más mínimo estallido de una parte de la sociedad, no sólo lo ignoran, sino además, lo critican, lo atacan ferozmente; se sienten superiores, porque ellos han “madurado”.

 

Lo peor de estos especimenes es que se crean buen ejemplo para alguien; que quieran hacer de su pasividad y su conformismo un patrón a seguir.

 

Madurez… Curioso término.

Madurez: nacer, crecer, producir, consumir, traer esclavos al sistema…, eso es madurar para esta gente. Y ante cualquier oposición “a pesar de que ellos no entienden de política” ponen el grito en el cielo.

 

A todos estos maduros que con su actitud vomitan en las tumbas de la gente que dio su tiempo, su libertad y su vida en muchos casos, por los derechos que hoy también ellos disfrutan, habría que quitárselos. Que los luchen ellos, y que con su “madurez”, los negocien.

 

Pero ya que esto no va a pasar, por lo menos, compórtense, gente madura,

 

DEJEN DE PONER LA ZANCADILLA A LA GENTE QUE LUCHA POR HACER DEL MUNDO ALGO MEJOR

 

DEJEN DE PENSAR QUE SU ACTITUD ES LA CORRECTA

 

DEJEN DE PREDICAR SU PONZOÑOSO EJEMPLO.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s