After kabreo

Y después de un cabreo momentáneo, sigo mi camino y mis comentarios.

Uno de los espacios que más visito se llama Hermano Cerdo y mi admiración junto con mis ganas de figurar siempre me llevan a tratar de “colaborar” y envío correos que nunca contestan -y menos, publican- y que ya han debido de clasificar como spam.

Me gusta especialmente, su manera de terminar el año, con las lecturas del año tal. Mi amiga Núñez Pereira fue una de las destacadas invitadas el año pasado para que comentara su año lector.

Pues bien, este año en convocatoria pública a sus colaboradores, lectores, y demás cerdos agregados, invitaban a enviar propuestas. Yo ya les había mandado un cuento por el que jamás recibí contestación, así que, acostumbrada a sus “noes” invisibles no me corté en enviar mis lecturas del 2009.

Sobra decir que no tengo noticia alguna de qué piensan hacer con mi listita que con tanto cariño había redactado.  Probablemente ya tenga un “lugar muy chulo, junto al papel de culo”, pero en fin, que pensé que si esos cerdos no querían publicarla, ¿¿¿qué me importaba a mí??? Al fin y al cabo yo tengo este blog (que nadie lee) y del que soy dueña y señora. Así que, after kabreo (lo digo por el post anterior) voy a dejaros la lista  inédita -como todo lo mío- hasta este momento.

¿Cuáles fueron tus lecturas favoritas de 2009?
Empecé el año acompañada del maestro Bolaño y 2666, tan lleno de vida y muerte y de tantas otras cosas que van más allá de lo que uno está leyendo, que parece que respirara. Cambia conceptos, este libro, o al menos cambió los míos. Imprescindible.
Tras un empacho de Bukowski, (ando medio enfadada con él después de la quinta borrachera y prometí no volver a cogerle el teléfono) tuve la inmensa suerte de tropezar con John Fante. En Pregúntale al polvo, no he podido subrayar una sola frase: el libro entero es para subrayarlo de principio a fin. Repleto de verdad, entrañable y odioso a partes iguales, Bandini se va a quedar en mi estantería siempre. Más que recomendable.
El amante, de Marguerite Duras, exótico y susurrante como un antiquísimo idioma universal, me sorprendió en un reencuentro emocionante después de tantos años.
Piezas en fuga, de Anne Michaels, más allá de tratar el manido tema del holocausto, resultó finalmente un gran libro: uno de esos que hablan un poco de cada uno de nosotros, y no una galería de horrores ni un documental del Canal Educativo, cosa que temo cuando me enfrento a estas historias ambientadas en el horror. Centrado en la misma temática, el espectacular Maus, de Art Spiegelman, me pareció genial como narración, más allá de las ilustraciones y me recuerda que existen géneros injustamente marginados como el caso del cómic.
Mi descubrimiento fue el autor conocido como F.M., a quien no conocía y que me deleitó con su crítica al progreso y su oda a la vida del indio lakota, en su emotivo Corazón.
*******
¿Y tú, qué has leido este año?
Anuncios

5 Respuestas a “After kabreo

  1. Por cierto, mis mediocres agradecimientos a quien me recomendó lecturas tan espectaculares. Y esa es CNP (tú ya sabes), asi que desde aqui te mando un beso enorme y mis mejores deseos.

  2. Yo te leo a ti, princesa

  3. Jajajaja, hooooooooola, guapa!
    Yo también incluiría Pregúntale al polvo entre las lecturas que merecieron la pena este año.
    Tenemos que hablar de libros, porque tengo unas cuantas recomendaciones (y uno de regalo). Nada de Punset 😉
    Besitos

  4. Estoy dejando comentarios que no son publicados.

  5. diariomediocre

    Cómo no te van a publicar a ti, chulaaaaaaaaa!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s