No sólo de libros…

No sólo de libros se alimenta mi alma sino de televisión basura también.

Reconozco que cuando me siento en la tele es para descansar. Hay muy buenos programas, no lo niego, y a veces los veo. Hay programas de libros también, pero cantan a peste publicitaria editorial. Son lentos, son aburridos e insulsos, como si los que leyéramos no supiéramos tomarnos una copa o echar un polvo. Son deprimentes. Casi son lo más triste de la televisión: invitan a no convertirse en uno de esos grises lectores gafosos.

Lo más cutre y estereotipado: Página 2 o experimentos parecidos de Dragó. Si queréis que un niño deje de leer y empiece a irse de discotecas o consumir cocaína, ponerle programas de literatura en la televisión.

Para desconectar del todo, del todo:  peeling de neuronas, matemos las células muertas, renovación neuronal,  la parrilla de programación basura viene cargadita, cargadita…

Anoche ví como a una modelo, un aristócrata, una deportista y un par de majaderos más, los dejaban en la calle vestidos de mendigo a que se buscasen la vida para que nos pongamos en la piel de los invisibles sin techo.

Más allá de la ética que les  permite agotar las buena intenciones de los madrileños con estos falsos mendigos, se trata de un experimento curioso (y morboso) que finalmente desata las risas de más de uno (entre los que desgraciadamente me cuento: cuánto mal ha hecho la LOGSE) ver a una Mazagatos educadísima pidiendo una naranja o comiéndose una pizza que “se habrá dejado algún niño”

En canal aparte, mi ansia de telemierda se ve recompensada momentáneamente: una horda de petardas mal teñidas, mal pintadas, mal vestidas y peor habladas trataban de ligarse a un señor de plástico con alopecia que va vestido de juventudes del PP, y habla como si tuviera una p…elota en la boca.

Y hoy es lunes y hay ni-ni, que es un hallazgo de lo mejor…

La parrilla viene cargada de lindezas.

Mañana seré un cerebro renovado.

Anuncios

4 Respuestas a “No sólo de libros…

  1. Más razón que un Santo… no se quien diseña esos espacios literarios ni quien elige a sus contertulios, pero dan auténtica grima. Es más, si la pasión por las letras impresas me va a llevar a convertirme en uno de esos hombrecillos con gafas de pasta y trajes de tweed, que destripan los entresijos de la creación literaria como si estuvieran explicándonos una compleja intervención médica, casi mejor dejo de leer. Bueno y eso por no hablar del psicotrópico señor Dragó y su gato de mierda (al que encima ha llamado Soseki el muy cabrón, menudo insulto al magnífico autor de Botchan). Hors categorie, que dicen los franceses. Antes que parecerme a este, no sólo es que dejo de leer, ¡me pego un tiro!

    A lo mejor la solución sería meter a Dragó y al resto de sesudos comentaristas en una ratomaquía del tipo GH y en lugar de darles comida, que sean rulas y coca. Impagable cuando entraran al “confesionario” y dieran sus motivos en las nominaciones.

    Coño, me ha gustado el post… me he echado unas risas y hoy me hacían falta… gracias. Hostias!!!, ¿me estaré convirtiendo en uno de ellos? ¡¡¡¡nooooooorrrrrllll!!!!

  2. No acostumbro a ver la tv, pero a veces cuando estoy muy cansado me siento delante de un programa mugriento viendo a Jorge Javier, la Patiño, la Esteban …. Las neuronas van estableciendo conexiones extrañas, me voy relajando y en un determinado momento empiezo a verlo todo muy claro, entiendo mi entorno, me reconozco y reconozco a mis convecinos, comprendo las cosas; y después ….. me acojono!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s