Crítica a los críticos

El viernes estuve comentándole a mi compañera de lecturas que me había sentido absolutamente imbécil leyendo No es país para viejos, de Cormac McCarthy.

Ví hace unos pocos meses la película y tampoco he comprendido nada en absoluto, pero me consolaba la idea de mi torpeza para el cine. No hay que confiar mucho en mi intuición; no sabré quién es el asesino a no ser que me lo chilles en la cara…

Pero del libro…  No, eso ya no. Eso me hirió el orgullo.

Declaraba a mi amiga como tonto pretexto que tal vez no era yo el lector tipo de McCarthy -o no soy el lector tipo en absoluto para ningún autor- o si tal vez, al igual que con la película- se había establecido la misma estrategia de marketing superior que había convertido en obra maestra una película que era un truño del tamaño del peinado de Bardem en la susodicha.

Porque la película era un sieso…

La actuación de Bardem fantástica, pero la película un codroño mayúsculo.

Lo de la crítica es curioso. Es un camino sin retorno; un efecto dominó difícil de combatir.

“La crítica es unánime”, dicen  y uno se acojona. Yo me acojono. La mayor parte de las veces me callo, lo dice uno en confidencia, sin querer que lo oigan, y ya pasado el tiempo y la campaña… Probablemente en una reposición televisiva invadida de anuncios lo confiesas:  “¿Sabes una cosa tío? Me pareció una mierda; pero una auténtica basura”, y el otro “Pues a mí, esta vez no me gustó tanto como la primera vez.”

“La crítica es unánime”, dicen. Y uno ya se queda con el complejo: No me gusta porque soy un(@) patán(@). Me quedaré calladita…

Esta es una de las veces, pero además en un sentido absoluto: la película me hizo sentir imbécil; el libro me ha hecho sentir analfabeta.

El problema ha sido la dificultad para identificar a los personajes y narradores. No explicaré mucho, porque como digo, no puedo: no entendí y de lo que no comprendo prefiero no opinar ni juzgarlo. Sólo os cuento algunas impresiones.

Hay varios narradores en el libro, varios puntos de vista:

El sheriff es personaje y narrador bien conseguido, distinguido tipográficamente además mediante cursiva. No tiene pérdida. Tal vez la cursiva no está bien atribuida… ¿Por qué el precisamente el sheriff en cursiva? Identifico su discurso de viejo carcamal sin problemas.

Otro narrador sigue a Llewelyn Moss, un infeliz a quien le cae del cielo el hallazgo de un maletín llenito de dinero en medio de una sangrienta escena entre agonizantes narcos, y sin perder un segundo coge el dinero y corre.

Otro narrador sigue a Anton Chigurb, un psicópata y eficaz trabajador en asuntos sucios.

Wells también está metido en el ajo por lo que dice la contraportada, pero no sé cómo ni por qué. Creo que es un trabajador del otro cartel de la droga.

Todo me resulta confuso, menos el sheriff. Algunos narradores me resultan realmente enigmáticos. La descripción de la acción es tan minuciosa que me pierdo. Pueden pasar ocho líneas cargando un cartucho en una escopeta, no sé quién es quién…

Y el único que me habla a las claras, el único que me dice algo es el sheriff. Y todo el mundo sabe que no me llevo bien con la autoridad.

Cuando Moss está en escena, el narrador omnisciente usa una suerte de recurso que no entiendo, y que me crispa los nervios además: la repetición de la conjunción copulativa (y ahora entiendo porque la llaman copulativa, porque me está jodiendo a conciencia esa “y”.  Me está penetrando orificios que ni sabía que tenía.

Se dejó caer por la angostura y cayó y rodó y se levantóy se abrió paso hacia el río por una larga loma arenosa.

Frases de este tipo con cuatro o cinco “copulaciones”, a mí me dejaban cada vez más “escocida”.

También el omnisciente que nos narra la acción de Chigurb tiene la misma obsesión compulsivo-copulativa.

Apagó las luces y dejó el motor en marcha y se apeó del coche y fue hasta la verja y la abrió.

Pues eso, muchas  “y”, mucha minuciosidad en la descripción del manejo de las armas y ¿violencia?  Yo no la sentí. No me conmovió ni me incomodó en ningún momento y asisto impávida al relato de los hechos como quien atiende desinteresada el sermón lastimero de una anciana en la peluquería.

Por tanto…

Anuncio público:

Me gustaría que todo aquel que comprendiese debidamente este libro me eche un cable, y me adjunte unas explicaciones. No quiero consuelo. Si fui absolutamente torpe, me gustaría saber por qué, así que espero vuestras despiadadas réplicas.

Salut!

PD- El sábado es para beber buen vino y hacer las cosas de forma relajada. Disculpad si mi etílico mensaje ofende a alguien. Creo que hace falta crítica de “no-culto”, así que ahí quede.

Anuncios

10 Respuestas a “Crítica a los críticos

  1. Compañera fieltífica

    Pues ya no me lo leo, total, la película tampoco me entusiasmó.
    Ahora bien, he de recomendarte querida compañera que leas el último del susodicho autor: “La Carretera”, y por favor no veas antes la película porque ese paisaje hay que conocerlo y mirarlo de frente desde dentro de uno mismo.

    Mua

    • Lo haré. De hecho es del que todo el mundo habla bien. Creo que he empezado muy mal con McCarthy.
      Un besazo, fieltífica. Sospecho tu identidad verdadera.
      Je

      Beso, nena!!!!

  2. Más razón que un Santo. Por lo de la crítica digo. A mi también me acojona. Cuando leo a esos sesudos opinantes que escriben sobre libros (o pelis) que yo no alcanzo a entender (o lo que es peor, que entiendo demasiado bien y no les encuentro la puta gracia), me siento mal. Realmente mal. El consuelo siempre me llega gracias a Sócrates y su “sólo sé que no se nada”.

    Y comento todo esto siendo un gran fan de la literatura de McCarthy, probablemente mi escritor de cabecera. También te digo que “No es país para viejos” es, en mi humilde opinión, el peor de todos sus libros, con lo cual no pretendo convencerte de que le des una segunda oportunidad (pero si lo haces, empieza con “Todos los hermosos caballos”… je je je) . Si no te gustó, pues no te gustó y punto. Y tienes todo el derecho del mundo a propagarlo a los cuatro vientos y cagarte en los muertos de la crítica (… por eso me gustan Boyero y Antonio Gasset)… que coño derecho, ¡tienes LA OBLIGACIÓN!… para eso están los blogs, ¿no?

    Algún te contaré las peloteras que tengo, fin de semana sí – fin de semana también, con un amigo fanático de Martin Amis. Esas discusiones literarias con botellas de vino por medio, son uno de los más grandes placeres que nos concede la vida… vamos, ¡¡¡que me pirran!!!… je je je

    Adéu…
    ————————-

    PD. Te enlazo un artículo de BETA que creo te va a gustar:
    http://www.soitu.es/soitu/2009/03/09/cine/1236613804_201868.html

    PD. II. Y sí, valep, I know, “Todos los caballos bellos” es la versión cinematográfica del libro de McCarthy que te he recomendado. Pero cualquier parecido entre la novela y la película es pura coincidencia. Sólo por haberse prestado a semejante engendro, tanto Pe como Matt, merecen ser gaseados.

    • Y no te parece mejor empezar por La Carretera, como me dice la compañera científica? Leí algo tuyo aunque creo recordar que reseñaste la peli, no el libro.

      En todo caso, tenía pensado dar otra oportunidad a McCarthy, aunque en la segunda ronda, es decir, le quedan unos meses.

      Lo que me pasó me da rabia porque gente a quien respeto mucho hablaba bien de McCarthy, les apasiona, y a mí ya ves… Gatillazo!!!!

      • Sulo Resmes

        La carretera es muy bueno, pero poco representativo del estilo McCarthy. Si quieres descubrir la Mexámerica, el auténtico personaje de las novelas de este autor, creo que la Trilogía de la Frontera es la mejor elección. O eso, o su obra cumbre “Meridiano de sangre”, pero esta no me atrevo a recomendártela… aún… por si dejas de hablarme y esas cosas… je je je

        Salut.

      • diariomediocre

        Ah, entonces Meridiano de Sangre, por la des-recomendación, je!
        Me mola el riesgo.

      • diariomediocre

        Por cierto, que me encantó la crítica de Beta. super simpática, y ¡qué coño! tiene toda la razón. Qué de pedantería!!!!

        Me reí mucho, gracias!

  3. Bufff…. la famosa carretera… si lo quieres está en casa (mira tu libreta de direcciones y sabrás quién soy 😛 … y asi me lo pides). Como ávido lector reconozco que tiene un estilo peculiar e interesante y la historia que cuenta te mantiene absolutamente enganchado, pero es el libro más desesperanzador y “bajonianio” que he leido en mucho tiempo, como la peli sea igual (q lo será) creo que no la vere.
    Es corta, del estilo q te mola 🙂

    • Te reconocí enseguida, sin libreta de direcciones ni nada!!

      Oye pues tiene buena pinta esa Carretera. A mí lo bajoniano me mola, y lo bajoniano si es breve, dos veces mejor, así que guárdamelo, que promete!

  4. Pingback: Los números de 2010 | Blues Mund-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s