Después de una larga ausencia…

Pues como veréis he delegado en textos de los grandes dinosaurios estos últimos tiempos. Había que despedirse del camarada Saramago y protestar contra la avaricia de las gestoras de derechos de propiedad intelectual del país, que ya lo hace Sampedro mucho mejor que yo.

Y la gente me pregunta: ¿es que no has leído nada estos meses? Pues lo cierto es no he leído mucho desde que en marzo decidiera regalarme un cursito que llevaba por título el pomposo nombre de “Técnico en Corrección y Redacción”, sólo que al final, el regalo se lo hice yo a ellos: 450€ y un montón de mi escaso tiempo de oro de regalo…

Parece que voy a aprobar, aunque a estas alturas aún no lo sé. El 18 de junio terminaba el dichoso cursito, y a fecha de hoy no sabemos nuestras notas ni si “habemus titulo”, y lo peor de todo, no nos han pasado el cuestionario de evaluación del curso que varios alumnos estamos deseosos de rellenar, con lo que pueden seguir dándose autobombo acerca de su gestión de calidad, de su sistema maravilloso de formación (deformación) on line y de sus magníficos profesores… Me juego el cuello a que hasta el 15 de agosto, por lo menos no lo enviarán, no sea que alguien conteste el cuestionario de evaluación. Yo adelanto que enviaré el mío aparte de a ellos, a la FGSR, a la USAL a la OCU a IWETEL y probablemente a la comisaría más cercana… Y eso que con maderos no hablo excepto causa de fuerza mayor. 

El curso lo impartió un memo pluriempleado de una bajeza moral inclasificable: sabiendo que tenía 24 alumnos que habían pagado 450 € cada uno por “sus conocimientos y dedicación”, ¡se permite  compatibilizarlo con dos o tres trabajos más! ¡en un país con más de 4 millones de parados! No le escupo en la cara porque la vida lo va a hacer mucho mejor que yo (y además el curso es online). Para muestra un botón: las comillas españolas se ponen apretando alt+0171 y alt+0187… O sea que un corrector profesional no sabe que hay que configurar esas opciones para que poner las comillas españolas sea un poquito menos complicado… En fin…

Lo más importante que he aprendido en este curso es a no contratar más servicios a través de esta plataforma que aprovecha la reputación de instituciones de renombre (Universidad de Salamanca y FGSR) para desplegar su catálogo de mediocridad.

Me intercambié además unos mails indescriptibles que dan fé de la incompetencia de dichos “profesionales de gestión de calidad” y de su ineptitud para escribir un par de oraciones seguidas sin meter el gambón y provocarme unas carcajadas memorables: carcajadas carísimas, de 450€ el kilo de carcajadas, exactamente. Uno de los mails era de la responsable-consultora de formación, y sólo en un par de frases entenderéis su incapacidad para elegir a un profesor de lingüística. No cambiaré ni una coma:

«Por lo tanto, decirle que si esta situación continúa y seguimos sin comprender que es lo que pasa realmente procederemos a darle de baja en el curso y a la devolución del importe de la matrícula.»

Así termina la carta: empezaba con un trato coloquial, un trato de tú, pero las amenazas te las hacen de usted en este cortijo… ¡Madre mía! ¡Qué pandilla de primates con mecanografía!

Bueno pues por todo esto, desde marzo, me he ido deshinchando y he perdido tiempo, dinero, categoría y ganas de leer y escribir. Pero leer he leido (aparte de los malos apuntes de un mal profesor de un mal curso de corrección y redacción) algunos buenos libros que no he podido reseñar, y que también, pese a ser buenos libros o correctos, no dejaban mucho margen para una reflexión, o me dejaban un poco fría. Algunos, a bote pronto:

Putas asesinas, del maestro Bolaño: ¡Por fin! Ya tenía ganas de encontrar algo de Bolaño que no me gustase o que no me gustase tanto como acostumbra a gustarme. Pero esto merece un comentario más extenso y serio por mi parte, que prometo redactar en breves. ¿La razón de mi disgusto? Un par de relatos que me dejaron absolutamente indiferente, entre ellos el que da nombre a la compilación.  Como siempre relatos, parrafos, frases, palabras magníficas y bolañorianas a saco. Un relatito me trajo problemas con un jeropa (repite muchas veces y rápido) en el metro, pues al asomarse éste (el jeropa) a lo que andaba leyendo yo, debió de tomarme por la chavala más puta que había visto en su vida… El altercado terminó con un par de aclaraciones en idioma vallecano, y la promesa de una patada en sus partes pudendas… Eso me pasa por leer en el metro de Madrid… Si es que voy provocando.

Kriptonita en el bolso, de Iván Cotroneo, que me gustó mientras la leía, es tierna y divertida a ratos, aunque se me quedó falta de algo que no sabría cómo llamar… Tal vez emoción o verdad o autenticidad, o fondo… Como digo me gustó, pero algo me dice que el negocio editorial quiere (por algún motivo obscuro e inexplicable) elevar a este guionista al olimpo de los escritores consagrados; y yo, o no he entendido nada, o creo que cualquiera con un poquito de imaginación y un poquito de costumbre de continuar tramas (es decir, un guionista) podría haberla escrito… Aunque igual no. En todo caso, no se puede decir que se trate de una novela de grandes pretensiones e interrogantes. O igual sí, pero entonces esta asna se quedó en la superficie. Lindo, de todas formas, y con personajes bien definidos y logrados.

El ardor de la sangre, de Irene Nemirovski, que es una de las novelas de las que más he disfrutado este año. No os dejéis engañar por el título ni el tema, que puede llevar a engaño o a un paralelismo con Corín Tellado. Esta vez la sangre arde de reflexiones inteligentes y acertadas de las que pasaré a dejar constancia en cuanto el tiempo me lo permita.

-Ahora mismo estoy transportando en el metro mi enfado con Mario Levrero, que se llama el Discurso vacío. Por más oportunidades que le doy, Mario no hace nada para reparar la ofensa, y mucho me temo a las alturas que estamos, que ya no lo hará, o que si lo hace será tan tarde y después de tanta ofensa a mi tiempo y mi inteligencia que ya no podré perdonarle.

Como si al otro lado latiera, de Juan Gracia Armendariz, uno de mis profes preferidos en la EUBD. Lo estoy re-leyendo a consecuencia de un re-encuentro casual y afortunado, buscando el momento de perder la vergüenza y pedirle que me firme el ejemplar. No soy una gran lectora de poesía, así que no puedo hacer más comentario que un escueto “me gusta”. No ha escrito más poesía Juan, sino novela y relato, así que me pregunto si se sonrojará de este empeño poético como pasa a tantos escritores que reniegan de sus versos con el tiempo. Ya le preguntaré y encontraré un momento de leer algunas de sus novelas, que gozan, por cierto de muy buena crítica.

Y así están las cosas en el mes de julio…

PD- Yo no tengo vacaciones de verano como la gente normal. Yo tengo vacaciones de pre-invierno, así que por aqui nos vemos hasta el final de verano, si tengo tiempo, ganas y buenas lecturas.

Anuncios

3 Respuestas a “Después de una larga ausencia…

  1. Jajaja Laurita!! Me tienes que poner bien al tanto de eso: tu profe y el resto de cosas. Y no te preocupes que yo te enseño a no tener que escribir todo eso para las comillas. ¡Qué gracia lo del jeropa!

    Un beso, princesa de Vallekas.

  2. ja, ja. Levrero es de esos autores que los amas o los odias. Y que su percepción depende del momento, la edad, sexo, estado de ánimo…. Hoy puede no gustarte y dentro de un tiempo entusiasmarte. Siento tu mala experiencia formativa. Este país nuestro es tierra de chorizos de medio pelo, mangantes, sinvergüenzas y ocasionalmente gente admirable. Suerte.

    • Muchas gracias Oesido!!
      Me encantó el primero que leí de Levrero pero éste francamente me pareció un tostón.

      Y respecto a tu última afirmación totalmente de acuerdo. Ya veremos en qué queda todo.

      Saludos, Oe, te sigo leyendo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s